La semilla crece sin que el sembrador /a sepa como….

¡La semilla crece sin que el/ la sembrador/a sepa como! Éste fue el sentimiento que recorrió nuestro cuerpo y mi mente, el sábado 27 de enero cuando un grupo de docentes de la FEET nos dimos cita en el auditorio Agenor Gutiérrez para dialogar con hermanos y hermanas de la Iglesia Presbiteriana de San Peter California y un grupo de adolescentes, mujeres y hombres involucrados/as en diferentes procesos de formación impulsados por la institución.

En un ambiente amistoso y dinámico compartimos experiencias y testimonios que reafirman la importancia de seguir lanzando las semillas de la educación teológica. Escuchemos algunas de sus voces:

“A mí me dio esperanza cuando participé del Foro el día de la Niña, porque sé de niñas que están sufriendo violencia y aquí estaban algunas de ellas, entonces ellas y yo sentimos que no estamos solas, que hay personas interesadas en nosotras, en las niñas” (Joven mujer)

“Yo me sentía violenta y culpabilizaba a las mujeres por esto, pero aprendí que los hombres y el sistema hacen que las mujeres actuemos así. Este curso me ayudó a conocerme y descubrir que quiero ser psicóloga y ayudar a niñas y mujeres a salir adelante. Estoy agradecida con el Señor que me permitió esta experiencia, me restauró, me ayudó a salir adelante. Estoy agradecida con este programa. (Joven mujer).

Una de las participantes expresó: “Yo vine al programa sin esperanza, tenía una situación de violencia en mi matrimonio, mi esposo era violento también con mi hijo, pero yo no lo sabía que eso también era violencia. El programa teología desde las mujeres, fue mi apoyo para empoderarme, reconocer mis derechos y aprender a hablar. Con los estudios bíblicos vi la importancia de las mujeres en la vida de Jesús. También aprendí de  la niñez y la no violencia y ahora yo enfrento a mi esposo cuando el amenaza exhortar a mi niño con el maltrato. Hoy sé que si predicamos un Dios de amor, que es amor, pues no podemos exhortar con violencia. Soy grata a Dios y CIEETS por este espacio pues he aprendido que somos importantes como ser humano y puedo hablar y no debo callar pues Jesucristo derramó su sangre por todos nosotros” (Mujer Adulta)

¨La Teología me ha ayudado abrir los ojos. El CIEETS no me ha ayudado solo a mí, sino también a otros y hacer realidad las transformaciones al compartir con otros, al transformar la teología en algo contextual. Por otro lado,  yo aprendí que  los hombres no debemos ser violentos y que debemos respetar a las mujeres¨ (Hombre adulto)

También niñas y adolescentes integrantes del movimiento el poder las niñas han expresado lo importante que ha sido para ellas participar en la carrera 5k y otras actividades de empoderamiento y defensa de sus derechos.

By Elis Hoffmann y Blanca Cortés

Dejar un comentario

Contáctanos

Déjanos un mensaje nosotros te contactaremos

Not readable? Change text. captcha txt