Pronunciamiento de CIEETS y la UENIC MLK JR frente a la crisis que enfrenta Nicaragua.

Al Gobierno de Nicaragua
Al pueblo de Nicaragua
A los estudiantes y trabajadores
A los fieles cristianos y cristianas
A la comunidad Internacional
Al Servicio Mundial de iglesias de EEEU
Al Consejo Mundial de Iglesias
Al Consejo de Iglesias Latinoamericanas.
A los comités pastorales e iglesias todas

Estimados hermanos y hermanas.

Las Iglesias Evangélicas de Nicaragua, orante y movida en la fe del Señor Resucitado, nos sentimos sumamente preocupadas por la crisis política y de derechos humanos que está ocurriendo en nuestro amado país.

En el espíritu del Evangelio de Buenas Nuevas de paz, nos dirigimos a la nación nicaragüense, en el espíritu de unidad, invocando la gracia y la paz de Dios para nuestra amada patria. Nos avocamos con profunda preocupación humana y pastoral a reflexionar sobre la grave situación que estamos viviendo, sabiendo que tenemos la misma esperanza en Cristo Señor de la vida, de la historia y de la paz.

El 23 de abril del 2018 el CIEETS y UENIC MLK Jr emitieron un pronunciamiento conjunto al gobierno de Nicaragua, la sociedad nicaragüense, iglesias y organismos internacionales eclesiales y de derechos humanos en el cual, entre otras intimaciones, se exige el cese de la represión policial y parapolicial en contra de población que protesta contra las políticas del gobierno Ortega-Murillo, a la vez que solicitaba la entrada de la CIDH e investigación y enjuiciamiento de los responsables de los asesinatos, que en visita in loco de la CIDH contabilizó 76, y hasta la fecha de hoy suman 110 víctimas fatales, entre cientos de detenidos, torturados, y desaparecidos.

Por ello expresamos nuestro mas sentido péseme a las familias de las 110 víctimas fatales por la brutal represión. Dios les abraza con amor ante el dolor por la pérdida repentina y dolorosa de sus seres amados. Dios les consuele y de fortaleza en este aciago momento. Considerando que las iglesias evangélicas deben proclamar y construir la paz, instamos a hacer oraciones, dar acompañamiento a las personas que sufren, como lo enseña el evangelio, y convocar a los concilios nacionales evangélicos a manifestarse por la justicia y la paz.

NOS PRONUNCIAMOS

  1. Expresamos nuestro repudio al vil y cobarde ataque perpetrado por fuerzas policiales y parapoliciales contra madres, niñez, personas adultas mayores, personas con discapacidad, campesinado y pueblo en general que marchaban el 30 de mayo del 2018 en solidaridad con las Madres de personas asesinadas en el transcurso del mes de Abril.
  2. Ante el aumento de la represión contra el pueblo de Nicaragua, principalmente de Masaya, por la Policía Nacional y grupos parapoliciales, que ha dejado como saldo al menos 3 muertos y múltiples heridos, la economía de esta ciudad devastada por grupos delincuenciales y terror en toda la ciudadanía; exigimos el cese de la represión en todos sus niveles y la desarticulación de grupos parapoliciales.
  3. Nos indignamos profundamente por la mediatización y politización de la insurrección popular legítima a través de canales oficialistas del gobierno. Somos pastores y líderes de las iglesias evangélicas y damos testimonio de que el pueblo protestante de Nicaragua está siendo reprimido y asesinado tanto por fuerzas policiales y parapoliciales, y que el gobierno ha emprendido una campaña de descredito y empañamiento de la insurrección popular. Esto ha provocado mayor polarización entre el pueblo de Nicaragua y no abona a la búsqueda de la paz con justicia y verdad.
  4. Exigimos se implementen las 15 medidas recomendadas por la CIDH ante los hechos de violencia, asesinatos y represión en contra del pueblo de Nicaragua.
  5. Pedimos a la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) que retome el dialogo y convoque a las partes para que se sienten y así llegar a una salida pacífica a la crisis. Insistimos en esto ya que cada día se da una escalada en la represión contra el pueblo.
  6. Pedimos a la OEA, CIDH, organizaciones de derechos humanos regionales y la Comunidad Internacional condenen al gobierno de Nicaragua ante la represión e insten a éste para que cumpla con las 15 recomendaciones de la CIDH.
  7. Solicitamos a los organizamos basados en la fe, Comités Pastorales y denominaciones evangélicas que conformen un comité de ayuda humanitaria para los sectores de la población más afectados por la crisis. Urge para la ciudad de Masaya ayuda humanitaria ya que su economía y ciudad ha sido devastada.
  8. Por ultimo instamos a las iglesias de Nicaragua a seguir orando, intercediendo con toda oración por Nicaragua para que Dios nos guíe, ilumine y nos señale el camino de la paz, la justicia y la esperanza.

Nuestra fe en acción por la justicia, la paz y la esperanza, signos del reino de Dios entre nosotros, no será defraudada porque fiel es nuestro Dios, que en su Palabra nos consuela con su Bienaventuranza:

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Mt: 5: 6 y 10.

Dado en la ciudad de Managua, a los seis días del mes de Junio del año dos mil dieciocho. (CIEETS-UENIC MLK JR)

Dejar un comentario

Contáctanos

Déjanos un mensaje nosotros te contactaremos

Not readable? Change text. captcha txt